Tenerife

CSIF denuncia el uso de seguridad privada para custodiar la comisaría

El sindicato informó a la Subdelegación del Gobierno de que la jefatura de la Policía Local ha estado custodiada solo por vigilantes de seguridad en algunas noches de este mes.
11/ene/18 6:15 AM
Edición impresa
CSIF denuncia el uso de seguridad privada para custodiar la comisaría

R.S., Tacoronte

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), a través de su representante sindical y delegado de personal en el Ayuntamiento de Tacoronte, ha denunciado ante la Subdelegación del Gobierno de España en Santa Cruz de Tenerife el uso de vigilantes de seguridad privada para custodiar, durante varias noches, la comisaría de la Policía Local del municipio tacorontero. CSIF pide a la Subdelegación que estudie si sustituir algunas funciones de los agentes municipales con vigilantes de seguridad puede suponer una "vulneración de la ley de seguridad privada, de la ley de protección de datos y del artículo 405 del Código Penal", que castiga a "la autoridad o funcionario público que, en el ejercicio de su competencia y a sabiendas de su ilegalidad, propusiere, nombrare o diere posesión para el ejercicio de un determinado cargo público a cualquier persona sin que concurran los requisitos legalmente establecidos para ello".

La denuncia de CSIF señala que "después del pasado día 2 de enero del 2018", tras el anuncio de que el 80% de la plantilla de la Policía Local se negaba a realizar servicios nocturnos por el incumplimiento de un acuerdo de pago de diciembre de 2016, "el alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila, junto con la concejala de Policía y Tráfico, Olga Sánchez, y el jefe accidental del cuerpo deciden contratar a la empresa de seguridad Securitas, a la que le otorgan la misión de custodiar y atender la Jefatura de Policía Local de Tacoronte, haya o no policías dentro".

Según CSIF, "estos guardas sin arma comparecen todas las noches al lugar y se identifican como vigilantes de seguridad con su número de identificación profesional. A los agentes que se encuentran de servicio se les da la orden de que dejen al guarda de seguridad solo dentro de las dependencias y que salgan a patrullar a la calle".

"En el caso de las noches en las que no hay policías, el guarda se queda dentro de las dependencias, contestando los requerimientos vecinales, la emisora Tetra de seguridad y emergencias del Gobierno de Canarias, y a cargo de un armero que se encuentra en el lugar con aproximadamente 22 armas de fuego en su interior, munición y documentación confidencial de materia sensible como pueden ser atestados instruidos por violencia de género, tráfico de drogas, circulación, así como también informes administrativos y documentación extraviada", sostiene CSIF en su denuncia.

Este sindicato considera que "la manera de actuar del jefe de la Policía Local y de las autoridades locales responsables no es la correcta, puesto que están otorgando funciones de un cargo público a una persona que no lo es, aparte de que un guarda de seguridad no tiene conocimientos ni formación para afrontar el trabajo policial, ni para contestar requerimientos de ciudadanos cuando estos solicitan servicios policiales por medio de la línea telefónica".

El representante de CSIF en el consistorio da traslado a la Subdelegación de Gobierno de esta situación "para que tenga conocimiento de los hechos dada su posible repercusión en lo que se refiere a la protección de la seguridad ciudadana; examine la situación, y actúe en consecuencia, si considera que se está infringiendo alguna normativa o, si lo estima oportuno, dé traslado de los mismos a las autoridades competentes".

El sindicato asegura que ha aportado en su denuncia "una copia de los servicios realizados por los guardas de seguridad en varias noches de este mes de enero".

EL DÍA intentó ayer, sin éxito, conocer la versión del grupo de gobierno de Tacoronte (CC) sobre esta denuncia.

Cuando CSIF anunció a principios de mes que el 80 por ciento de los agentes municipales se negaba a realizar servicios nocturnos hasta alcanzar un acuerdo con el consistorio, el grupo de gobierno (CC) respondió que espera poder atender las demandas económicas de la Policía Local "en poco tiempo", aunque matizó que "la ejecución del acuerdo al que se llegó con los sindicatos", en diciembre del año 2016, "aún sigue a la espera del informe positivo de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Tacoronte".

Una deuda que el sindicato cifra en 70.750 euros

CSIF cifra la deuda acumulada por el Ayuntamiento de Tacoronte con los agentes en 70.750 euros "solo por servicios nocturnos prestados durante el año 2017". Y recuerda que el 80% de la plantilla acordó recientemente "no realizar más servicios nocturnos para evitar el aumento de la deuda". En asamblea se acordó, además, "comunicar por escrito la decisión con identificación exacta de los policías locales firmantes, con la finalidad de que el ayuntamiento reajuste sus cuadrantes con el resto de la plantilla que no ha manifestado su negativa a la realización de los servicios extraordinarios". La asamblea de agentes también aprobó "interponer una queja ante el Diputado del Común para que intervenga y medie"; solicitar con urgencia la convocatoria de la mesa general de negociación de funcionarios; crear una comisión de trabajo para trasladar la problemática laboral de la Policía Local y "los incumplimientos sistemáticos del gobierno" a la oposición, y "adoptar diversas medidas de presión si el conflicto se alarga".