Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
DIRECTO | Vive la Final de Murgas Adultas del Carnaval con El Día leer

¿Cuáles son las lesiones musculares más comunes?

Nadie está libre de sufrir una lesión y no solo afectan a los deportistas.
11/feb/19 21:28 PM
eldia.es

Las lesiones musculares afectan en mayor medida a las personas que practican deporte pero también pueden surgir como consecuencia de una vida sedentaria. Malas posturas en el trabajo derivan en ocasiones en molestias musculares que pueden terminar por convertirse en lesiones.

En las lesiones musculares es recomendable tomar suplementos nutricionales para su recuperación.  

Fisiolínea es una  marca con diversos productos para luchar contra lesiones recomendada por nutricionistas, bioquímicos y fisoterapeutas. Incluye suplementos que facilitan el proceso de regeneración de los tejidos en las lesiones más comunes que vamos a explicar a continuación.

Los músculos más afectados

El cuadríceps (parte anterior del músculo), los músculos isquio-tibiales (zona posterior del muslo), gemelos y soleo (parte posterior de la pierna) y la espalda dolores lumbares)  son zonas del cuerpo afectadas de forma más frecuente por lesiones.

Las lesiones y dolores de espalda son muy frecuentes en todo tipo de población. Hernias de disco, torceduras y distensiones se producen en esta zona del cuerpo humano. Pueden causar un dolor intenso y limitación de movimientos.

Causas y tipos de lesiones musculares

Las lesiones musculares se producen como consecuencia de la actividad física desarrollada por el propio sujeto,  por la aplicación de una fuerza externa sobre el individuo o por malas posturas.

En deportistas, las lesiones musculares se dividen en contusiones, calambres, distensiones, roturas de fibras y desgarros. Las contusiones se producen por una fuerza exterior sobre el músculo y no afectan a las fibras musculares.Los calambres se producen por fatiga o falta de calentamiento del músculo y suelen anticipar una distensión o contractura. Las distensiones son estiramientos musculares por encima de los límites del deportista. Las roturas de fibras se producen cuando el estiramiento muscular es muy intenso y origina una contracción muscular muy brusca. Por último, el desgarro muscular es producido cuando se rompen varias fibras musculares o se rompe parcialmente el músculo. Es la lesión más preocupante pues genera un dolor muy intenso y la inutilización funcional de la zona afectada.

En cuanto a las lesiones de espalda, son producidas al levantar objetos pesados o adoptar malas posturas de forma reiterada. En trabajos donde hay que estar sentados muchas horas es habitual sufrir dolores de espalda. La fuerza, repetición e inactividad son los factores más decisivos en el origen de esta clase de lesiones. Además, hay otras causas que también tienen influencia como la obesidad, un estado físico deficiente o el envejecimiento.

La hernia discal

Por su prevalencia, la hernia discal merece un apartado aparte entre las lesiones musculares. Se suele producir en la zona lumbar y afecta predominantemente a personas de entre 30 y 50 años. Cuanto más años cumplimos, más vulnerables somos pues disminuye la elasticidad de los músculos.

Las posiciones incorrectas, los esfuerzos repetitivos, enfermedades congénitas y falta de resistencia de la musculatura son causas principales de la hernia discal.

La hernia discal está asociada a dolores sordos y constantes, difíciles de localizar, control muscular insuficiente, sensación de rigidez y, en ocasiones, náuseas.

El tratamiento de las lesiones musculares  

Para la recuperación de lesiones musculares, el abordaje más acertado es un tratamiento integral, que ha de incluir tanto ejercicios como suplementos o vendajes. En este proceso deben intervenir fisioterapeutas u otros expertos como nutricionistas. La regeneración de los músculos dañados siempre será más efectiva si se realiza desde una perspectiva multidisciplinar y, con ello, además, se acortarán los plazos de recuperación.

Consejos para prevenir lesiones de espalda

Los expertos aconsejan adoptar una serie de medidas de prevención en el trabajo para evitar lesiones de espalda:

  • Vigilar la postura.  El peso ha de ser distribuido de forma uniforme entre los pies. No hay que tener una postura encorvada. La silla ha de estar ajustada de modo que los pies queden apoyados en el suelo o en un apoyapies. La silla siempre debe apoyar la curvatura de la columna vertebral.
  • Cuidado con los objetos pesados.  Al levantar un objeto pesado, hay que hacer fuerza con las piernas y contraer los músculos del tronco. El objeto debe estar cerca del cuerpo. Y no hay que girarse nunca mientras se levanta el objeto.
  • Descansos entre horas.  Si son realizados trabajos que requieran estar muchas horas sentado frente a un ordenador, es conveniente hacer descansos, levantarse y dar un corto paseo cada hora. Si esto no es posible., al menos es recomendado realizar estiramientos. Estirar los músculos también funciona para liberar tensión, así como cambiar de posición de forma frecuente.  


Alternar tareas.  Para concluir, una buena idea es alternar entre tareas más exigentes físicamente y otras que no lo son. Y no es nada recomendable transportar maletines, carteras u objetos pesados durante mucho tiempo y de forma frecuente. Para ejecutivos que deben viajar con bastante carga, es aconsejable emplear maletas con ruedas.