Sociedad

La mejor opción para evitar las bajas temperaturas de invierno

9/ene/19 18:05 PM
eldia.es

La cantidad de frío en España, la necesidad de ahorrar energía por el alto coste de la misma, la eficiencia de un producto de calidad y el bajo precio son características imprescindibles para elegir la mejor fuente de energía y calor para el hogar, oficina o empresa. En este sentido, el hogar ya no tendrá trozos de leña y las chimeneas solo quedarán para la tradición navideña de la entrega de regalos, y podrá contarse con energía limpia, barata y no contaminante que garantice una forma económica de calentar la habitación, el comedor, cocina o cochera.

Diseños de alta calidad

El radiador de aceite se ha diseñado para convertir la energía eléctrica en calor; este tipo de dispositivos funcionan con la más alta tecnología, su diseño de diez columnas permite la fluidez del aceite y la mejor circulación, desencadenando el movimiento del fluido por todas las áreas para que mantenga en la habitación el calor en el mayor tiempo posible.

Este tipo de radiadores no usa agua porque las altas temperaturas generadas por su diseño la evaporarían inmediatamente, y esta es la razón por la cual el aceite se convierte en el generador de energía, ya que este no se evapora fácilmente y se mantiene en estado líquido.

El radiador calienta y transfiere el calor a las columnas metálicas haciendo circular el aceite para que el aire salga con mayor fuerza y caliente la habitación lo mejor posible. Por otro lado, disponen de uno o más dispositivos de control para ajustar la temperatura deseada, y se caracterizan por la comodidad de ser trasladadas de una habitación a otra.

Ventajas de los radiadores

El radiador de aceite cuenta con muchas ventajas que benefician al usuario, ofreciéndole al cliente el confort necesario para que el tiempo libre o de oficina sea de calidad. Dentro de este tipo de ventajas están:

  • El ahorro de energía. A pesar del uso de energía eléctrica, este tipo de dispositivos permite el ahorro de energía, al ajustarse al presupuesto ideal y evitando el despilfarro de energía.
  • Sin cambios en la humedad de la habitación. Este tipo de tecnología evita que el aire se humedezca y por supuesto, permite la mayor comodidad de modo que el propietario disfrute y evite sentir momentos de resequedad en la garganta o sed incontrolables.
  • Silencioso. Las calefacciones tradicionales tienen ventiladores que son muy ruidosas, los radiadores de aceite carecen de ventiladores porque gozan de la tecnología de calentamiento de baño de aceite, lo que evita molestos ruidos.  
  • Prolonga significativamente la vida útil del producto. No es necesario cambiar de aceite, porque la misma tecnología del diseño le permite tener una vida útil de larga duración.  
  • El ajuste con precisión de la temperatura deseada. Una vez que la habitación tiene la temperatura deseada el calentador reduce la intensidad de la electricidad y por lo tanto se reduce la temperatura del aceite, manteniendo el sitio de la ubicación en la temperatura que el usuario desee.
  • Calienta una o varias habitaciones simultáneamente. Dependiendo de su ubicación, puede mantener la temperatura ambiente en una o más habitaciones.
  • Calidad y garantía. Los usuarios o clientes siempre están en la búsqueda de productos de calidad y garantía. En este sentido los fabricantes de este tipo de productos en España se inclinan por ofrecerle a los clientes la mayor durabilidad y ahorro.
  • Graduar el tiempo de calentamiento.  Los radiadores de calor son fácilmente graduables. El beneficiario puede colocar el tiempo automáticamente, sin riesgo de que se apague antes de lo esperado. Puede colocar el rango de tiempo de encendido que mejor se desee.   
  • La temperatura se homogeniza rápidamente en la habitación, gracias a la convección. La calefacción por baño de aceite permite calentar toda la habitación de forma homogénea para que el cliente se sienta cómodo, a gusto con el medio ambiente que lo rodea.

¿Por qué usar calefacción por baño de aceite?

Este tipo de tecnología permite:

  • Un consumo mínimo de electricidad y un máximo de calefacción.
  • Son portátiles y cómodos al trasladar de un lugar a otro.
  • Seguros y eficientes.  
  • Son fáciles de mantener, usar y limpiar.