Sociedad
LO ÚLTIMO:
Las Palmas exigirá al alquiler vacacional entradas diferentes para clientes y vecinos leer

El agujero de la capa de ozono disminuye lentamente

Madrid, Europa Press
6/nov/18 13:00 PM
eldia.es

> Los niveles decrecientes de sustancias químicas que destruyen el ozono han impedido que el agujero en la capa de ozono fuera tan grande en 2018 como hace 20 años.

Temperaturas más bajas en la estratosfera antártica crearon condiciones ideales para destruir el ozono este año. Sin embargo, "los niveles de cloro en la estratosfera antártica han caído aproximadamente un 11 por ciento desde el año pico en el 2000", dijo Paul A. Newman, científico jefe de Ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

"Las temperaturas más frías de este año nos habrían dado un agujero de ozono mucho más grande si el cloro todavía estuviera en los niveles que vimos en el año 2000", aseguró.

Según la NASA, el agujero anual de ozono alcanzó un área de cobertura promedio de 22,9 kilómetros cuadrados en 2018, casi tres veces el tamaño de los Estados Unidos. Se ubica en el puesto 13 entre los 40 años de observaciones satelitales de la NASA. El mundo comenzó a eliminar gradualmente el uso de sustancias que agotan la capa de ozono en 1987 bajo un tratado internacional conocido como el Protocolo de Montreal.

El agujero de ozono de 2018 estuvo fuertemente influenciado por un vórtice antártico estable y frío, el sistema estratosférico de baja presión que fluye en el sentido de las agujas del reloj en la atmósfera sobre la Antártida. Estas condiciones más frías, entre las más frías desde 1979, ayudaron a la formación de nubes estratosféricas más polares, cuyas partículas de nubes activan las formas de cloro y bromo que destruyen el ozono.

En 2016 y 2017, las temperaturas más cálidas en septiembre limitaron la formación de nubes estratosféricas polares y retardaron el crecimiento del agujero de ozono. En 2017, el agujero de ozono alcanzó un tamaño de 19,7 millones de kilómetros cuadrados antes de comenzar a recuperarse. En 2016, el agujero creció hasta los 20,7 millones de kilómetros cuadrados.

Sin embargo, el área actual del orificio de ozono todavía es grande en comparación con la década de 1980, cuando se detectó por primera vez el agotamiento de la capa de ozono sobre la Antártida. Los niveles atmosféricos de sustancias que agotan la capa de ozono producidas por el hombre aumentaron hasta el año 2000. Desde entonces, han disminuido lentamente pero siguen siendo lo suficientemente altos como para producir una pérdida significativa de ozono.