Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El CD Tenerife incapaz de marcar cae por dos goles ante el Cádiz leer

PP y PSOE siguen su intercambio de reproches sobre la crisis de Venezuela

Madrid, EFE
28/ene/19 11:39 AM
eldia.es
El secretario general del PP, Teodoro García Egea, en declaraciones a los medios a su llegada a la reunión de la Diputación Permanente del Congreso./J.P.Gandul (EFE)

Madrid, EFE El PP y el PSOE han continuado hoy lanzándose acusaciones y reproches a cuenta del papel de España ante la crisis de Venezuela, mientras Podemos aboga por un "diálogo y mediación" que aleje la "polarización" provocada por el conflicto.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha emplazado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a decidir si se alinea con las "potencias occidentales y el mundo libre" reconociendo ya como presidente legítimo de Venezuela a Juan Guaidó, o se echa "en manos de los tiranos" que han llevado a América Latina a la pobreza.

En su opinión, Sánchez es el "hazmerreír" del mundo por no haber reconocido a Guaidó, según ha manifestado antes de participar en la reunión de la Diputación Permanente del Congreso.

García Egea ha añadido que "Sánchez hace mal" en pedir elecciones en Venezuela al margen de los países del "mundo libre", y ha subrayado que si el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha considerado "ilegítimo" a Nicolás Madurado "está tardando en reconocer la legitimidad del verdadero presidente".

En línea con lo manifestado por el líder del PP, Pablo Casado, se ha preguntado "qué le debe" Sánchez a Maduro o su "vicepresidente de facto, Pablo Iglesias," para que el PSOE se esfuerce en "no molestar" al mandatario venezolano.

Sus palabras han tenido inmediata respuesta por parte de la portavoz del grupo socialista en el Congreso, Adriana Lastra, quien le ha reprochado que haya "insultado" al presidente del Gobierno y le ha acusado de ser "muy ruin y muy desleal" por romper el consenso en política exterior.

Le ha emplazado a comportarse "como lo que es", es decir, el secretario general del primer partido de la oposición, "y no como un 'hooligan' de Vox".

Lastra ha hecho hincapié en que la postura defendida por el Gobierno ante el conflicto venezolano "es la misma consensuada y dialogada con el resto de socios de la Unión Europea" y ha subrayado que la política exterior es una "política de Estado" en la que los principales partidos siempre han ido "de la mano".

Se ha referido también a esta crisis la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, para alertar de que "en un momento de tantísima polarización" lo que hace falta es "no hacer seguidismo" del presidente de los EEUU, Donald Trump, y "liderar la mediación".

En su opinión, España tendría que encabezar junto a la Unión Europea un proceso que "garantice una salida dialogada, negociada y pacífica" a este conflicto.

"Tiene que haber un horizonte de elecciones libres en Venezuela", ha admitido Montero, quien, no obstante, ha dicho que comparte la posición en favor de la "mediación" en ese país sostenida por el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde otro punto de vista, Juan Carlos Girauta, de Cs, ha señalado que la respuesta del Gobierno ante Juan Guaidó ha sido "corta, inadecuada y absurda", al considerar que España debería encabezar la respuesta de la UE y no esperar que la lideren otros para sumarse.

Ha cuestionado además el plazo de ocho días dado a Maduro para convocar elecciones.

"¿Eso significa que el tirano responsable de tantos asesinatos callejeros, de tanta hambre y de la marcha de cuatro millones de venezolanos está legitimado para convocar elecciones democráticas?", se ha preguntado. "Me parece lamentable", ha concluido.

También ha hablado antes de la reunión de la Diputación el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, quien ha compartido la demanda de elecciones en Venezuela y quien ha dejado claro que "nuestras simpatías están con los demócratas de Venezuela, no con el Gobierno de Maduro".

Además, ha criticado a "las derechas" porque, a su juicio, están utilizando la crisis de Venezuela para "atacar al Gobierno" en vez de preocuparse por los derechos y libertades en este país.