Internacional
LO ÚLTIMO:
El TS fija que todo contacto corporal de tipo sexual es abuso y no coacciones leer
G7 CUMBRE

Las primeras protestas empiezan a caldear el ambiente en la Cumbre del G7

Julio César Rivas, Quebec (Canadá), EFE
7/jun/18 19:42 PM
eldia.es
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau (d), recibe a su homólogo francés, Emmanuel Macron./IAN LANGSDON (EFE)

La primeras protestas han comenzado ya a caldear el ambiente en la ciudad de Quebec, donde se esperan manifestaciones hoy y mañana, con motivo de la reunión del G7, mientras que los líderes de los países de este grupo están llegando a Canadá para participar a partir del viernes en la cumbre.

Los dirigentes del G7 y de otra decena de Estados invitados por Canadá se reúnen mañana y el sábado en la pequeña localidad de La Malbaie, situada a unos 140 kilómetros al este de Quebec, para discutir sobre igualdad de género, economía y medio ambiente.

Pero las extremas medidas de seguridad impuestas por las autoridades canadienses en torno a La Malbaie han obligado a grupos opuestos a la cumbre, así como a la inmensa mayoría de periodistas que cubren el encuentro, a quedarse en Quebec, donde está previsto que se desarrollen las marchas de protesta.

A primera hora de hoy, el grupo Oxfam organizó una concentración frente a la Asamblea Nacional de Quebec, el parlamento provincial, con activistas disfrazados como los líderes del G7 para denunciar que la cumbre no aborde la problemática del trabajo no remunerado que efectúan las mujeres.

El portavoz de Oxfam, Mark Fried, declaró que, aunque Canadá, como anfitrión, ha puesto en el centro de la agenda de la Cumbre del G7 la cuestión de la igualdad de género, Ottawa no ha querido incluir el asunto del trabajo doméstico no remunerado que millones de mujeres lleva a cabo en todo el mundo.

"Trudeau ha puesto buenos temas en la agenda de la reunión, como la igualdad de género y la integración de las mujeres en la economía como requisito para sacar de la pobreza a gran parte de la población mundial", afirmó Fried.

Aun así, lamentó que Trudeau "no ha querido enfrentarse al tema del trabajo doméstico no remunerado o el cambio climático por la oposición del presidente (de EE.UU.) Donald Trump a tratar ese tema".

Para el portavoz de Oxfam, dejar fuera la cuestión del cambio climático es un grave error, porque "muchas mujeres en situaciones de pobreza dependen de la agricultura para subsistir, precisamente el sector que más está sufriendo por los efectos del cambio climático".

Aparte de esa protesta, la principal manifestación de hoy está previsto que se inicie a las 18.00 hora local (22.00 GMT) en el centro de Quebec, bajo la atenta mirada de miles de agentes de Policía que han llegado a la población en las última semanas procedentes de todo el país.

Si las manifestaciones de hoy se presentan como protestas de carácter festivo, para mañana, viernes, los grupos más radicales han anunciado un día de "ira contra el G7" en el que prometen que realizarán acciones en Quebec durante toda la jornada para "parar el G7".

Es el temor a este tipo de protestas lo que ha provocado que instituciones públicas y empresas privadas que operan en el centro de la ciudad hayan decidido dar el día libre hoy y mañana a miles de trabajadores.

El presidente de la Asamblea Nacional, Jacques Chagnon, anunció la suspensión de las actividades parlamentarias a partir de las 12.00 hora local (16.00 GMT) y la cancelación de la jornada laboral del viernes por temor a las manifestaciones contra el G7, lo que afecta a unos 10.000 trabajadores.

Además, empresas privadas, que emplean a unas 2.000 personas, han adoptado la misma medida para evitar las posibles protestas.

Por su parte, muchos establecimientos comerciales del popular centro de Quebec amanecieron con los escaparates protegidos por planchas de madera en previsión de las protestas.

En la urbe todavía se recuerda con temor las masivas protestas contra la Cumbre de las Américas de 2001, en las que centenares de manifestantes se enfrentaron durante horas a las fuerzas de seguridad, causando el caos en las calles.

La ciudad también teme que, a diferencia de lo ocurrido en 2001, cuando grupos anarquistas se enfrentaron a las fuerzas policiales, en esta ocasión la violencia se produzca entre grupos de extrema izquierda y el llamado "alt-right", la derecha radical que parece estar siendo aupada por Donald Trump.

G7 CUMBRE