Deportes

El meta evitó el triunfo de un Tenerife que lo mereció

El equipo de Martí tuvo ocasiones para acudir al partido de vuelta con ventaja El Espanyol solo apareció muy al final.
J.J.R. (@juanjo_ramos)
27/oct/17 6:12 AM
Edición impresa
El meta evitó el triunfo de un Tenerife que lo mereció

M ás de ocho años tuvo que esperar la afición del CD Tenerife para presenciar un partido de Copa del Rey en el Heliodoro y, viendo el transcurso del mismo, la espera debió acabar en algo mejor para los locales. Porque el Espanyol solo pareció de Primera en los detalles y fue superado en intensidad, disposición y ocasiones por su rival. Diego López evitó la derrota catalana, pero la escuadra insular llega viva a Cornellá-El Prat.

En una nueva vuelta de tuerca, en esta ocasión relativamente lógica para dar descanso a algunos titulares pensando en la visita del Osasuna del próximo domingo, José Luis Martí apostó por realizar hasta ocho cambios con respecto al once que jugó en el Artés Carrasco ante el Lorca el pasado domingo. Aparte de la presencia de los canteranos Nahuel y Brian Martín, fue la ubicación de Aitor Sanz en la izquierda del centro del campo lo más destacado.

Eso sí, como ya es costumbre en los últimos encuentros, hubo cambio antes del minuto 20. El madrileño pasó a la media punta y Brian Martín a la izquierda. Hasta entonces, poco o nada de relevancia había acontecido. A los blanquiazules les faltaba fluidez en la combinación para sorprender a un rival bien plantado. De ahí la modificación, que mejoró en todo al equipo. Tampoco es que Carlos Abad viviera sobresaltado, más allá de un centro cerrado de Sergio García (9') que atajó sin problema.

Con gente poco habitual, al Espanyol le faltó ritmo. Solo Granero quiso intervenir con frecuencia, pero Bryan Acosta no le dejó respirar. De ahí que el primer disparo a portería tuviera que llegar a balón parado. David López, de volea, probó a Abad (28'). A los locales les costó más. Fue Aitor Sanz, después de robar y en una acción personal, el que ejecutó el primer tiro (35'). En el córner resultante, Diego López evitó en una gran intervención el 1-0 después de una chilena de Malbasic. Todavía tuvo que sacar en la misma línea Diop el siguiente saque de esquina.

El partido pareció entrar en un terreno más propicio para el conjunto tinerfeño. Otro error periquito en la salida puso el balón en las botas de Malbasic, que recortó delante de Naldo y le pegó blando (39'). Las apariciones de Aitor Sanz entre líneas dieron aire al Tenerife. Los pivotes empezaron a atreverse. Bryan Acosta robó en la medular y disparó desde fuera del área (42'). El Espanyol empezó a repartir y solo el criterio especial de González González, que pareció dejarse las tarjetas en el vestuario, permitió a Diop marcharse al descanso sin ser amonestado.

Martí movió ficha. Quitó al mejor sobre el césped (se entiende que para reservarlos de cara al domingo) y situó en su lugar a Juan Carlos. Poco tardó en notarse su presencia. Un robo de Acosta le permitió dejar mano a mano a Brian Martín con el veterano Diego López, que volvió a evitar el tanto local (47'). Melendo, que había entrado por un desconocido y renqueante Sergio García, también quiso anunciar su presencia sobre el césped pronto. Lo hizo con un disparo lejano que detuvo Carlos Abad (51'). Fue una acción aislada porque el control fue insular desde el arranque.

Luis Pérez, en dos internadas, superó a una defensa catalana que ya pedía agua por señas. En la segunda, Malbasic remató algo forzado (58'). Quique Sánchez Flores volvió a retocar sus líneas, dando entrada a Aarón por Granero, que había "dimitido" en labores defensivas desde hacía rato. Un hombre de banda para frenar la sangría y ayudar a Dídac Vila con Suso y Luis Pérez.

Con el juego algo más pausado, tardó en llegar la siguiente oportunidad tinerfeña. Fue ya de Víctor Casadesús, que había entrado por Brian Martín. Cabeceó un córner para que volviera a intervenir Diego López, esta vez sin grandes apuros (69'). El Espanyol, que le había visto las orejas al lobo durante un buen rato, trató de imponer su precisión en el toque para rebajar las pulsaciones. Fue un arma de doble filo porque, aunque más atrás, el Tenerife seguía robando y saliendo para asustar. Malbasic recorrió casi 50 metros en una cabalgada, superó a David López y se la puso en bandeja a Casadesús, que remató flojo (74') pese a estar en una magnífica situación. El mallorquín la volvió a tener en un centro de Luis Pérez, pero su cabezazo también careció de fuerza (76').

El gol local, más que merecido, no llegaba y el cansancio empezó a hacer mella en los locales. Un resbalón permitió a Aarón llegar en posición de disparo. Cruzó demasiado y ni necesitó intervenir Carlos Abad, que había sido un espectador de excepción toda la segunda parte (81'). Luego sí tuvo que aparecer ante un disparo de Gerard Moreno (85'). Eso sí, el partido iba a acabar con otra oportunidad tinerfeña. Un duro disparo de Bryan Acosta, que repelió Diego López como pudo (90').

0-0

cd tenerife rcd espanyol

CD Tenerife: Carlos Abad, Luis Pérez, Jorge, Aveldaño, Nahuel; Alberto, Aitor Sanz, Bryan Acosta; Malbasic, Suso y Brian Martín. En el descanso, Aitor Sanz dejó su puesto a Juan Carlos Real; en el minuto 65, Víctor Casadesús entró por Brian Martín; y en el 83, Longo por Malbasic.

RCD Espanyol: Diego López (3), Sergio Sánchez (2), Naldo (2), David López (1), Dídac Vila (1); Marc Roca (1), Diop (2), Hernán Pérez (1), Granero (0); Sergio García (0) y Álvaro Vázquez (1). En el minuto 49, Melendo (1) reemplazó a Sergio García; en el 59, Aarón (1) entró por Granero y, en el 68, Gerard Moreno (1) ocupó la plaza de Hernán Pérez.

Árbitro: José Luis González González (2), del Comité Castellano-Leonés, asistido por Rubén Becerril Gómez e Ignacio Rubio Palomo. No se complicó y dirigió aislándose de las protestas. Debió sacar alguna tarjeta más. Solo amonestó a Diop (88').

Incidencias: Partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante 13.925 espectadores, según las cifras facilitadas por el club. El Tenerife lució su indumentaria habitual, mientras que el Espanyol vistió con camiseta, pantalón y medias azul oscuro. El encuentro, que comenzó con más de media hora de retraso debido a un fallo en el fluido eléctrico, fue ofrecido en directo a través de Bein Sports.