Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Baja el consumo de alcohol en España pero crece el de tabaco y cannabis leer

Un libro recrea con detalle la vida del corsario lagunero Amaro Pargo

El capitán Amaro Rodríguez Felipe dedicó parte de su vida a la actividad comercial como la exportación de aguardiente a La Guaira. Durante su vida almacenó un tesoro que muchos han buscado y que se detalle en la obra.
EL DÍA, S/C de Tenerife
9/dic/04 21:00 PM
Edición impresa

"El corsario Amaro Pargo" es el título del último libro que ha escrito nuestro compañero el periodista Domingo García Barbuzano, que será presentado mañana, a las 20:00 horas, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de La Laguna, por el abogado José Antonio de la Torre Granado. El acto contará, además, con la asistencia de la alcaldesa, Ana Oramas, y el concejal de Cultura, Juan Martínez Torvisco.

Con una portada del artista Luis Dávila, esta nueva obra aborda, a lo largo de 30 capítulos, los aspectos más relevantes e inéditos del capitán Amaro Rodríguez Felipe, popularmente conocido como el corsario Amaro Pargo, que destacó por sus actividades comerciales y por las constantes acciones religiosas y ayudas a los pobres.

Este singular personaje nació el 3 de mayo de 1678 en La Laguna y se mantuvo soltero hasta el día de su muerte, el 4 de octubre de 1747, a la edad de 69 años. En alta mar, según la tradición, logró grandes fortunas que ocultó en Punta del Hidalgo. Lo que sí está demostrado es que su gran riqueza la consiguió del comercio con Europa y América, exportando productos como el aguardiente que obtuvo de sus destilerías de La Laguna o Tegueste y cargas de tabaco.

Fue dueño de varios barcos, entre los que hay que destacar el navío denominado "La Santísima Trinidad, Nuestra Señora de El Rosario, San José, San Ignacio y San Marcos", de apodo "El Clavel". Fue fabricado en la caleta de Icod, siendo uno de sus capitanes el hermano del corsario, José Rodríguez Felipe. El barco estaba preparado para la defensa y ataque con 24 piezas de artillería.

Amaro Pargo fue un gran devoto de la monja incorrupta Sor María de Jesús, a quien le costeó el sarcófago en que reposa su cuerpo, y tuvo tres hermanas monjas que profesaron junto con la citada religiosa. Vivió en una casa señorial de la calle San Agustín y sintió gran predilección por una hacienda que tuvo en Tegueste. Sus propiedades constituyeron una fortuna increíble, formada por más de 900 fanegas de tierra, 60 casas, 15 heredades de viñas y tributos monetarios y de trigo, todo ello junto a elevadas cantidades de dinero y las joyas de su tesoro.

Domingo García Barbuzano, después de cinco años de investigación, nos pasea por la vida inédita de un personaje que fue declarado Caballero Hijodalgo y obtuvo real certificación de Nobleza y Armas dada en Madrid, cataloga su tesoro y da noticia de sus acciones en favor de los necesitados.