Canarias
LO ÚLTIMO:
Muertos y heridos en un ataque terrorista durante un desfile militar en Irán leer

Dos canarios se cuelan en el "top" 20 del MIR 2018

José María Robaina Bordón (ULPGC) y Diego García Silvera (ULL) quedaron en los puestos 8 y 13, superando el examen con una puntuación total de 96,6570 y 95,4480, respectivamente.
V. Pavés
11/mar/18 6:27 AM
Edición impresa
Dos canarios se cuelan en el "top" 20 del MIR 2018

D os recién graduados en medicina por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y por la Universidad de La Laguna (ULL) han sido valorados provisionalmente en el MIR 2018 en los puestos 8 y 13, respectivamente, de los más de 14.400 aspirantes que se presentaron a la convocatoria del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Ellos, además, están entre los 6.513 médicos que han conseguido plaza de médico interno residente (MIR), a la que se incorporarán entre el 24 y el 25 de mayo.

José María Robaina Bordón (ULPGC) y Diego García Silvera (ULL) son los canarios protagonistas de este examen que han superado con una puntuación total de 96,6570 y 95,4480, respectivamente. Aunque las academias, en la revisión de los exámenes, les concedían un puesto bastante alto, ninguno de los dos se "esperaba" esta "grata sorpresa". Por lo que aseguran están "muy contentos" con el resultado, aunque estas cifras son aún provisionales a la espera de las calificaciones definitivas, que se harán públicas el 3 de abril.

Ambos empezaron a prepararse para el momento desde el sexto curso del Grado de Medicina, y con tan solo dos meses de diferencia, en verano de 2017, se pusieron en marcha para realizar un estudio más intensivo.

"Estudié a distancia", explica Robaina Bordón, que pasó nueve meses estudiando de lunes a sábado entre cinco y siete horas diarias, a las que se sumaban 1 hora y media de realización de test y tres horas de repaso. García Silvera, por su parte, se trasladó a Asturias para preparar presencialmente el examen. "Estudiaba de 8 de la mañana a 12, después salía a caminar unos 30 minutos, volvía a casa, comía y volvía a estudiar, salía otra media hora, y volvía a la academia", explica el tinerfeño. Aunque ambos admiten que su vida quedó bastante limitada, aseguran que la ilusión de conseguir su objetivo, además de recorrer este camino junto a sus mejores amigos, consiguió que la situación no fuera tan complicada.

Con el puesto y la nota que han conseguido, prácticamente pueden elegir el camino que prefieran. García Silvera lo tiene claro: hará la residencia en el servicio de medicina interna y en un hospital de Tenerife. Robaina Bordón aún duda pues prefiere tomarse esta importante decisión con "tranquilidad". Sin embargo, tiene claro que la decisión está entre Neurología, Hematología, Medicina Interna o Medicina de Familia. Con la misma incertidumbre el recién graduado grancanario asume la elección del hospital donde hacer la residencia. Y es que no sabe si vivir este periodo fuera o dentro de las Islas, aunque la balanza parece inclinarse hacia la Península. "Preferiría irme ahora, porque mi objetivo es trabajar finalmente aquí", insiste.

Ambos sienten que las lecciones aprendidas en sus universidades no tienen nada que envidiar a las de otras comunidades autónomas. A pesar de ello, como cualquier alumno, García Silvera apuesta por realizar más exámenes tipo test y menos orales, ya que los primeros "son los que dan más soltura y que se asemejan al MIR". Con casi dos meses por delante, ambos médicos aprovechan para "hacer todo lo que no han podido hacer en este tiempo", aparte de para mentalizarse de lo que está por venir.

Resultados filtrados

Los resultados provisionales del MIR 2018 se filtraron el pasado lunes, antes del momento que el Ministerio de Sanidad había definido, el martes 6. Esto produjo que circulara por redes sociales y distintas publicaciones web un documento de 362 páginas acompañado de los datos personales de los más de 14.000 candidatos que se presentaron al examen. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, tras anunciar que abrirían una investigación para identificar al culpable, pidió disculpas a aquellos que se presentaron a los exámenes para la formación sanitaria especializada. Más allá del conocimiento anticipado de los resultados (los méritos académicos, la puntuación total, el puesto en el que ha quedado el aspirante), lo que ha causado mayor revuelo es la publicación de los datos personales de los graduados y licenciados: sus nombres, apellidos, DNI y hasta fechas de nacimiento.