Canarias
LO ÚLTIMO:
El presidente del CES rechaza "impuestos a la carta" para pagar las pensiones leer

La ministra de Sanidad garantiza que "no existe ninguna deuda" con las Islas

Trinidad Jiménez afirmó ayer que la responsable autonómica, Mercedes Roldós, "puede seguir insistiendo, debatiendo y haciendo declaraciones, pero por mucho que lo repita la deuda sanitaria no va a existir". Así volvía a negar la aspiración del ejecutivo regional de obtener 1.400 millones en concepto de deuda histórica.
EUROPA PRESS, Las Palmas
20/jul/10 7:52 AM
Edición impresa

La ministra de Sanidad y Política Social del Gobierno de España, Trinidad Jiménez, sostuvo ayer que "no existe ninguna deuda" con el Gobierno de Canarias, a pesar de que el Ejecutivo regional reclama aproximadamente 1.400 millones de euros.

"La consejera -en alusión a la responsable regional de Sanidad, Mercedes Roldós- puede seguir insistiendo, debatiendo y haciendo declaraciones, pero por mucho que lo repita la deuda no va a existir, puesto que no existe, hay un acuerdo y hay una obligación legal que hemos venido cumpliendo en todo momento", alegó Jiménez en declaraciones a los medios tras visitar el Centro Sociosanitario El Pino en la capital grancanaria.

La ministra quiso que "quede muy claro esta cuestión". "No existe ninguna deuda con el Gobierno de Canarias, como tampoco existe ninguna deuda con ninguna comunidad autónoma del territorio español", añadió.

En este sentido, explicó que "hay un modelo de financiación autonómica que se puso en marcha en el año 2001 y en ese modelo se decidió que la transferencia de recursos no tuviera un carácter finalista, por tanto el Estado transfería recursos a las CCAA y éstas en el ejercicio de su soberanía decidía qué cantidad aplicaba a cada uno de los conceptos a los que tenía que atender, por tanto la responsabilidad era de las CCAA".

No obstante, agregó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, "siendo sensible a las demandas de las CCAA en la Conferencia de Presidentes del año 2005, decidió hacer una aportación extraordinaria a las Comunidades Autónomas para que pudieran atender determinadas necesidades. "Fruto de ese acuerdo se marcó una cantidad global de cerca de 10.000 millones de euros para las CCAA", justificó.

Asimismo, añadió que "más tarde se aprobó un nuevo modelo de financiación que, como el del 2001, en el 2009 también fue acordado con las Comunidades Autónomas, también con el apoyo del Gobierno de Canarias".

"Por tanto en el acuerdo de 2009 hay una mayor sensibilidad hacia alguna de las cuestiones que planteaban las CCAA, como la actualización de la población y también hubo una aportación extraordinaria de cerca de 12.000 millones de euros", aseveró.

De este modo, reiteró que "no existe esa deuda, puesto que el Gobierno de Canarias siempre aceptó el modelo del 2001 y el del 2009".

Igualmente, Jiménez informó de que "desde el año 2004, 2005 y 2006 el Gobierno de Canarias ha recibido una aportación extraordinaria, al margen del modelo de financiación, de cerca de mil millones de euros para todo lo que considere que tuviera que compensar en función de las reivindicaciones de las particularidades que reivindicaba el Gobierno de Canarias".

Control de medicamentos

Asimismo, la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, defendió ayer el "control exhaustivo de los medicamentos de uso hospitalario", tras el caso del enfermero del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria en prisión provisional desde el viernes por presuntamente envenenar a su esposa.

"Existe un control total y absoluto sobre los medicamentos y productos que son de manejo hospitalario", aseguró Jiménez, tras ser cuestionada por los medios de comunicación al respecto, a raíz de la detención y posterior ingreso en la cárcel de C.I.R.A., imputado por el supuesto homicidio de su mujer, L.A., ATS del Hospital Universitario de Gran Canaria.

Tras visitar el Centro Sociosanitario El Pino, donde también se guardó un minuto de silencio por la última víctima de violencia de género en las islas el pasado sábado en Tenerife, la ministra quiso hacer "un llamamiento a la calma" en relación al uso de medicamentos.

"El control existe, y eso tiene que saberse, porque estamos hablando de un incidente muy aislado. En todo caso es una situación que en este momento se está investigando, por tanto guardo la cautela necesaria y no puede haber un pronunciamiento por mi parte hasta que la investigación concluya", aseveró".