Queda de paso

 

_MSM Camara2El próximo fin de semana se cubre el segundo tercio de la Liga Adelante, el doble de la medida que se suele usar para intuir cuál va a ser la tendencia de cada equipo en la temporada. La igualdad que caracteriza esta Liga enturbia el panorama. Es imposible saber ahora qué camino tomará ese grupo de equipos que están a una distancia similar de arriba y de abajo. Por ejemplo, el Tenerife, que sube y baja pisos intermedios sin pisar la zona de descenso y sin acceder, todavía, a uno de los seis primeros puestos. Ahí está cómodo, pero alerta  del peligro, aunque en una semana como esta los profesionales, entrenador y jugadores, tienen más difícil la tarea de hacer llegar a la gente un mensaje de cautela. Con 15 jornadas por delante, habiendo superado ya en casa las visitas de los  más grandes de la categoría, cualquiera puede ilusionarse con algo más que la permanencia. El último antecedente de la puntuación mínima para entrar en “play off” son los 66 puntos con los que accedió Las Palmas la pasada temporada. Hagamos cuentas, de esas que luego nunca salen: por el Heliodoro todavía deben pasar Recreativo, Ponferradina, Alavés, Numancia, Girona y Murcia. Con cinco triunfos en esos seis encuentros ante rivales asequibles, el Tenerife superaría la barrera de los 50 puntos (llegaría a 52). Fuera de casa ha de jugar contra Real Madrid Castilla, Mallorca, Deportivo, Éibar, Jaén, Las Palmas, Sabadell y Sporting.  Ocho visitas que tendrán un grado de dificultad relativo según las circunstancias, el momento, las necesidades del rival y la propia del Tenerife en cada caso. El equipo de Cervera solo ha perdido 6 de sus 13 partidos fuera del Heliodoro. Es una tarjeta de visita a tener muy en cuenta.

Todos estos datos invitan a pensar que el equipo blanquiazul puede acceder a un objetivo inesperado, no propuesto de salida, consecuencia de su crecimiento competitivo con el paso de las semanas. Ahora bien, no hay mayor obstáculo para lograrlo que empezar a proponérselo en serio, manejarse en la semana y dentro del campo con cargas añadidas. Los síntomas generales del Tenerife son los de un equipo chico de la categoría que está alcanzado su meta de forma meritoria, con un rendimiento colectivo que hace crecer las prestaciones individuales, pero fuera de este entorno, el de la lucha por los 50 puntos, da la sensación de que este equipo corre el riesgo de caerse. Mirar hacia arriba es un error y, además, provoca un desgaste innecesario. Al fin y al cabo, para llegar al “play off”  hay que pasar primero por los 50 puntos. Queda de paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *