Los refuerzos y las áreas

Cuarenta días y cinco fichajes después, el Tenerife confirma las expectativas de continuidad que presentó cuando renovó a Álvaro Cervera. Ya era hora. La última vez que el club hizo una base, la mantuvo y la fue rellenando, acabó ascendiendo a Primera División. Le costó tres años (dos de ellos con Oltra), pero cada uno de ellos  resultó mejor que el anterior. No fueron tres temporadas vacías de contenido para la afición. Ahora ha vuelto a poner en marcha un proyecto a medio plazo y está cumpliendo con los preceptos básicos del mismo: respetar la base del plantel y mejorarlo sobre una misma idea de equipo y de juego. Los cinco refuerzos que han venido son casi desconocidos para los aficionados, pero traen una divisa en la que hay que creer, son peticiones de Álvaro Cervera, elementos de conjunción y mejora, de fácil encaje en el armazón de plantilla que ascendió hace solo 40 días. Lo normal es que funcionen.

Raúl Cámara competirá, con ventaja de experiencia, con Javi Moyano, que tiene a su favor el camino ya recorrido, su adaptación al club, al equipo y al entorno, que no es poco.  Carlos Ruiz abre una lucha por la titularidad entre los centrales. Su bagaje en Segunda es notable, la Ponferradina no quería dejarlo escapar, pero tampoco pudo competir por retenerlo. A Cervera le convence, ese es su mejor aval. Aitor Sanz es el sustituto o el complemento de Íñigo Ros.Puede jugar suelto por delante y llenar el campo y, en un momento dado, puede sustituir al jugador más regular de la pasada temporada. De enorme experiencia, jugador de equipo, responsable y muy sacrificado, es más de lo mismo. O sea, que encajará. Óscar Rico viene para llenar un vacío y trae la fama de buen pasador, un recurso interesante. En la izquierda no ha habido un jugador específico zurdo y de banda desde que se fue Jeremy. Llega entregado a la causa de un entrenador con el que ya se ha sentido a gusto en el pasado. Y por último, Aday Benítez, una especie de Luismi Loro, ofensivo, técnico, con llegada, con gol, que vale para los tres puestos de la media punta. Uno de los pocos fichajes -tal vez el único-, con ese estilo que enamora en el Heliodoro.

El proyecto va por el camino planteado: hacer un equipo de perfil muy igualado, trabajador y sacrificado; no romper la humildad y la armonía de un vestuario presidido por la ilusión de una mayoría debutante, y competir desde esa modestia rebelde que marca la historia de este club. Ahora bien, si como dijo Álvaro Cervera, la diferencia en esta categoría se establece en las dos áreas, debemos advertir que aún faltan los dos fichajes que le darán nivel a este Tenerife: un delantero notable y un defensa de indiscutibles garantías.

2 thoughts on “Los refuerzos y las áreas”

  1. Dice que hace falta un delantero y un defensa de garantias.Le corrijo :Hace falta otro defensa con garantias y otro delantero con garantias. Es que los que tenemos son muy buenos.No debe haber prisa , pso a paso escalando. Para mi que lo planificado esta bien.El Tenerife vuelve a mostrar cosas interesantes.

  2. Mas bien habria que decir otro buen delantero, porque Aridane ya es bueno.Creo que marcara minimo diez goles en 2ª A.-No hay que tener prisa por subir, mejor despacio y seguro.Si se sube rapido sin base para primera, se baja tambien rapido.Creo que es mejor estar entre los cinco primeros en segunda que en la cola de primera. Una vez estabilizados ahi arriba ya se mirara para subir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *