Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Prohibido el baño en la playa de El Médano por un vertido leer

La noche mágica de las carrozas

La Cabalgata llenó de ilusión las calles de Santa Cruz, en las que se congregaron miles de personas -240.000 todo el día en la ciudad- para disfrutar de un desfile rápido, colorista y plagado de luces en el que destacaron las doce carrozas.
J.D.M.
6/ene/19 0:54 AM
Edición impresa

J.D.M.

"B altasaaaar". Daniela se desgañitaba ayer en los brazos de su padre a la espera del saludo del rey negro, el más aclamado durante el recorrido de una rápida, vistosa, colorista y plagada de luces y música Cabalgata de Sus Majestades de Oriente por las calles de Santa Cruz, que presenciaron decenas de miles de personas. Un elemento destacado: las doce carrozas, tan mágicas como la noche de la ilusión y auténticas piezas artesanales. Antes, en el tradicional acto de recepción a los Reyes Magos en el Estadio Heliodoro Rodríguez López, claros y oscuros, aunque siempre hay que analizar el espectáculo "con los ojos y oídos de los niños".

Los carritos en las carpas habilitadas en las puertas del Estadio llamaban la atención tras impedirse su entrada "por seguridad". Cientos de padres y madres los "aparcaron" en las carpas habilitadas para ello.

Unos 600 bailarines y figurantes participaron en un espectáculo seguido por 16.652 personas -el año pasado accedieron al recinto 13.900-, en la que sería la mejor cifra de la última década.

La recepción la firmó en su dirección por tercer año consecutivo Javier Caraballero. Lo dicho: claros y oscuros en el espectáculo. Entre los primeros la rapidez (una hora y algo), el baile constante o la amplia y variada selección musical, de Enia a la Marcha Radetzky. En el debe una especie de "horror vacui" por querer llenar el césped de gente -miembros de grupos coreográficos del Carnaval en su mayoría-, un guión algo deshilvanado o una acústica francamente mejorable. Eso, con ojos de "pureta", claro.

Pese a todo, los niños parecieron entender el batiburrillo de personajes y la historia del Hada, Niko y Martina, la bruja Paulina o el señor Búho, una marioneta con voz en off y operario cargándola a la pela.

Como rápida sinopsis, se superó el conjuro de Paulina después de que los niños derrotaran a la malvada bruja "a base de abrazos" y fue recuperada la llave maestra de todas las casas de Santa Cruz. El alcalde, José Manuel Bermúdez, acompañado de la concejala de Fiestas, Gladis de León, la entregó a los Reyes Magos entre niños entregados al aplauso y los gritos, la ola desde todas las gradas o los cantos de grandes y chicos. Tres momentos de "subidón": el doble paso del helicóptero (de Herradura a Gol y vuelta), la entrada de los Reyes Magos en el recinto montados en sus camellos y el acercamiento final a Tribuna para recibir las cartas.

Con un paréntesis de 50 minutos llegó el segundo acto principal de la jornada: la Cabalgata. La espera la amenizó la buena música pop, de Michael Jackson a Queen, pasando por Bob Marley.

A las siete y diez el subcomisario de la Policía Local Blas Hernández, en cabeza de la comitiva, recibió la orden de partir en la confluencia de Bélgica, República Dominicana y La Asunción. Al inicio del desfile la banda Sinfónica de Tenerife dirigida por Felipe Neri Gil, que interpetró el "Feliz Navidad", y el personaje de Pinocho. Detrás hasta un millar de personajes y figurantes, más de cuarenta hinchables gigantes, grandes elementos rodados alegóricos, grupos coreográficos y comparsas del Carnaval, así como doce espectaculares carrozas. Entre lo más destacado por sus grandes dimensiones, vistosas luces LED y cuidado trabajo artesanal. En la primera, de Fred.Olsen, Ni un Pelo de Tonto animó todo el recorrido. A las 19:20 pasó Melchor, a las 19:30 Gaspar (en una carroza patrocinada por el CD Tenerife) y a las 19:32 Baltasar, el ídolo de Daniela. Todos precedidos de sus cortejos y con camellos construidos en tamaño real para mantener la tradición. Los pajes repartieron 2.500 kilos de caramelos -hasta el alcalde los repartió-, 300 de ellos sin azúcar.

En apenas 25 minutos había pasado toda la cabalgata por el punto de partida. Luego siguió su recorrido habitual hasta acceder a La Marina. La rapidez la demuestra que la cabecera llegaba allí a las 20:15 horas. El trayecto concluyó en la plaza de La Candelaria con la tradicional Adoración de los Reyes al Niño Jesús. La noche fresquita, pero agradable (18 grados), animaba a estar en la calle. Las fuentes oficiales estiman en 240.000 (230.000 en 2017) las personas que acudieron ayer a la ciudad desde el mediodía.

Y tras la cabalgata, incluida por el diario El Mundo entre las veinte mejores de España, los niños a dormir -no olvidarse de dejar los zapatos, la hierbita para los camellos, plátano de Canarias y un pisquito de ron para los Magos- y los mayores, al Rastro. Y a La Recova, que también abrió.