Sociedad
LO ÚLTIMO:
Al menos cinco muertos por el descarrilamiento de un tren cerca de Rabat leer

PSOE y PP quieren más clases presenciales para sacar el carné de conducir

Los organizadores de las I Jornadas de Seguridad Vial Acacefv califican de éxito el evento, en el que se valoró una proposición no de ley (PNL) para intentar reducir la siniestralidad en las carreteras.
P.F., S/C de Tenerife
10/oct/18 6:37 AM
Edición impresa
PSOE y PP quieren más clases presenciales para sacar el carné de conducir

El pasado sábado se desarrolló en Candelaria la primera edición de las Jornadas de Seguridad Vial y la Convención anual de autoescuelas, que estuvieron organizadas por la Asociación Canaria de Centros de Formación Vial (Acacefv). El presidente de la entidad promotora, Javier Báez, calificó de éxito la convocatoria, a la que acudieron unas 200 personas.

El máximo responsable de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), José Miguel Báez, manifestó en dicho encuentro que "el Partido Popular se suma a la propuesta del Partido Socialista (PSOE) para presentar una proposición no de ley (PNL)" con el fin de que "la formación en las autoescuelas sea un sistema obligatorio en el que se exija a aquellas personas que quieren superar los exámenes para acceder al carné de conducir un número mínimo de clases presenciales, tanto prácticas como teóricas, con el objetivo de que con esta medida se contribuya a la disminución" de la siniestralidad en las carreteras.

Con esta medida, los empresarios y los citados grupos políticos pretenden adaptarse a la normativa de más del 80 por ciento de los países europeos, según Javier Báez. Aclara que los alumnos irán mejor formados a los exámenes, habrá un menor número de suspensos y saldrán a la carretera mejor preparados para circular. ¿Y qué ocurre ahora? El presidente de Acacefv recuerda que las clases teóricas no son obligatorias en la actualidad. Y, por ese motivo, muchos aspirantes a sacarse el carné no estudian los temas teóricos, sino que se aprenden de memoria varios test. Báez dice que una cosa es aprobar un examen sin saber por qué se da una determinada respuesta y otra muy distinta, el conocimiento de la norma.

Las Jornadas sobre Seguridad Vial de la Asociación Canaria de Centros de Formación Vial tuvieron lugar en las instalaciones del centro cultural de La Villa mariana y contaron con la participación de numerosas personas del ámbito de las autoescuelas. En la apertura estuvieron el presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso; el viceconsejero de Infraestructuras y Transportes del Gobierno canario, Onán Cruz, y la alcaldesa de Candelaria, Mari Brito. Al evento también asistieron los diputados del Parlamento de Canarias Gustavo Matos (PSOE) y Agustín Hernández Miranda (PP); el regidor de Los Realejos y consejero insular del PP, Manuel Domínguez; la teniente de alcalde y concejal de Seguridad de Santa Cruz de Tenerife, Zaida González; la directora general de Seguridad y Emergencias, Nazaret Díaz; el comandante del Sector de Tráfico, Apolonio Alcaide; el comisario jefe del Cuerpo General de la Policía Canaria, Luis Santos Jara, así como la directora general de Carreteras de la corporación insular, Ofelia Manjón, o Sergio Berjón, representante de Ciudadanos, entre otros. Uno de los ponentes fue Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia y presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial, que disertó sobre "El vehículo autónomo: ¿Es el final de la formación y las autoescuelas?"

Otra persona que intervino en las jornadas fue Mar Cogollos, que es licenciada en Psicología con la especialidad de "Psicología Industrial". Cogollos expuso la ponencia "Educación y Formación, imprescindible para la seguridad vial". Pablo Labra, jefe provincial de Tráfico en Santa Cruz de Tenerife, planteó el tema "DGT: Sistema seguro, formación y educación vial".

Para celebrar "el día grande" de las autoescuelas, los asistentes a las jornadas acudieron hasta las instalaciones del Real Casino de Tenerife, donde se ofreció un almuerzo en el que tomaron parte casi 200 personas y en el que estuvo el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez.