Santa Cruz de Tenerife

San Vicente Ferrer continuará cerrada, al menos, unos días más

El propietario de la vivienda con daños tendrá 24 horas, una vez recibida la resolución de Urbanismo, para arreglar los desperfectos.
O.G., S/C de Tenerife
14/jun/17 5:59 AM
Edición impresa

Como muy pronto, el viernes, y, si no, la semana que viene. El tramo de la calle San Vicente Ferrer que discurre entre la calle La Rosa y Santa Rosa de Lima, en el barrio de El Toscal, permanecerá cerrado hasta que se ejecuten las obras para asegurar uno de los balcones del número 30, del que se desprendieron unos cascotes hace diez días.

Así lo avanzó ayer el concejal de Urbanismo de Santa Cruz, Carlos Garcinuño, quien detalló que la resolución de la Gerencia en la que se requiere al propietario que arregle los desperfectos fue firmada ayer y enviada a notificar sobre la marcha. Una vez recibida, el dueño de la vivienda tendrá 24 horas para actuar.

El cierre de la vía, en pleno centro de El Toscal, ha generado malestar entre los vecinos del barrio, que denuncian la "lentitud" de la Administración para solucionar un problema "relativamente menor". "Es una vía que asume mucho tráfico y que ahora genera retenciones", indica una residente. Y otra, trabajadora de un comercio de los alrededores, sostiene: "Me sorprende que no hayan venido antes -lo dijo ayer- a quitar lo que molesta y la hayan reabierto. Es una calle muy transitada. Creo que no sería difícil llamar a los bomberos y que luego se le cobre el servicio al propietario".

Precisamente, en una línea parecida trabaja el consistorio. Si el dueño no actuara en las 24 horas fijadas en la resolución, el ayuntamiento lo hará de manera subsidiaria y luego le repercutirá el gasto. "Estando localizado el propietario no podemos actuar en ningún sitio hasta que, primero, se le dé la orden de ejecución. Si no la cumple, sí podemos hacerlo de manera subsidiaria", explicó Carlos Garcinuño, quien detalló, no obstante, que lo que hará el ayuntamiento es "tomar las medidas de seguridad oportunas para que se pueda reabrir la calle, que es lo que importa, pero no arreglar la casa".

Ayer, la parte inferior de uno de los balcones del número 30 permanecía envuelto en una malla negra para evitar que siguieran cayendo cascotes al suelo.

Junto a la resolución de la calle San Vicente Ferrer, ayer fue firmada y enviada a notificar también otra similar de la calle Doctor Allart, cerrada también desde hace días también por el desprendimiento de una parte de la fachada.