Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Consejo de Ministros da el visto bueno a la derogación de la Lomce leer
TERRORISMO

Prisión para los yihadistas detenidos en Alicante y Valencia

Madrid, EFE
25/oct/18 14:33 PM
eldia.es
La Policía Nacional escolta al detenido en las localidad de Alaquàs (Valencia), sospechoso de difundir en redes sociales la doctrina de los grupos yihadistas Dáesh y Al Qaeda. /Kai Foersterling (EFE)

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha ordenado el ingreso en prisión de los dos presuntos yihadistas detenidos el martes en Concentaina (Alicante) y Alaquàs (Valencia), por enaltecimiento en redes sociales de la doctrina de Daésh y Al Qaeda.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, el juez Pedraz ha abierto al arrestado en la provincia de Valencia una pieza separada por un delito contra la propiedad industrial después de que la Policía hallara en su domicilio máquinas para estampar en productos emblemas de diversas marcas como Adidas o Gucci.

Los detenidos son dos varones de nacionalidad siria, de 55 y 58 años, sospechosos de difundir en redes sociales la doctrina yihadista.

Interior cree que pueden ser responsables de delitos de integración en organización terrorista, colaboración, adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo.

Mostraban "un elevado nivel de radicalización y actuaban como importantes dinamizadores informativos, difundiendo la doctrina de los grupos yihadistas Daésh y Al Qaeda", de modo que "cada uno de los arrestados mostraba preferencia por una de las organizaciones terroristas", han apuntado las mismas fuentes.

Uno de los detenidos había alcanzado un estatus superior en la estructura informativa de Dáesh, ya que se sospecha que "formaba parte de grupos de mensajería instantánea compuestos por individuos escogidos para labores de propaganda".

Los administradores de dichos grupos eran miembros directos de Dáesh que marcaban las líneas de actuación y transmitían información actualizada sobre el grupo terrorista y sus acciones, según la Policía.

Los detenidos empleaban sus perfiles públicos para distribuir mensajes de incitación al odio y la violencia.

Especialmente, según Interior, mediante la difusión de imágenes cruentas de los conflictos bélicos sirio e iraquí, acompañadas de comentarios alentando a la confrontación por motivos religiosos y a la "destrucción de los occidentales".

De hecho, las cuentas de los detenidos en las redes sociales no tenían más actividad que la difusión de este tipo de contenidos, lo cual evidencia, a juicio de los investigadores, "su fin instrumental, como herramienta de enaltecimiento, captación y adoctrinamiento terrorista".

TERRORISMO