Internacional

Irlanda reelige a Higgins como presidente, pese al avance del populismo

Javier Aja, Dublín, EFE
27/oct/18 20:55 PM
eldia.es
El dirigente laborista Michael D. Higgins./Toms Kalnins (EFE)

El recuento de las elecciones presidenciales celebradas el viernes en Irlanda confirmó hoy la contundente victoria de Michael Higgins, quien ostentará durante otros siete años este cargo, principalmente de carácter representativo, en medio de un clima de creciente populismo.

El resultado final otorgó al veterano dirigente laborista, de 77 años, el 55 % de votos, frente al 23 % del segundo, el controvertido empresario Peter Casey, cuyo estilo ha sido comparado con el del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

"El pueblo ha tomado una decisión sobre qué versión del carácter irlandés quiere que se refleje aquí en casa y en el exterior. Es la esperanza lo que desea compartir, en vez de cualquier intento por explotar la división y el miedo", declaró Higgins en su discurso de aceptación.

Prometió representar a todos sus conciudadanos, "a los que me votaron y a los que no", y a liderar un país donde "cada individuo y comunidad son tratados con respeto y dignidad".

Algo más de tres millones de irlandeses estaban llamados el viernes a las urnas para votar en las presidenciales y en un referéndum sobre la eliminación de un artículo de la Constitución que ilegaliza la blasfemia, en el que habría ganado el "sí" con cerca del 70 % de los votos, según los sondeos.

Pese a que la diferencia con Higgins es aún notable, Casey, un emigrante multimillonario retornado de Estados Unidos, llegó a estar a casi 70 puntos del laborista y muy por detrás de los otros cuatro aspirantes, solo diez días antes de los comicios.

Nadie predijo su espectacular remontada porque la última encuesta, que le otorgaba apenas un 2 % de apoyos, no llegó a evaluar la reacción de una parte del electorado a unas declaraciones efectuadas en la recta final, que sus rivales calificaron de "racistas" e "intolerantes".

Casey, de 61 años, criticó a los "nómadas irlandeses", a los que el Gobierno de Dublín concedió en 2017 la condición de "grupo étnico minoritario", y rechazó que fueran diferentes en términos raciales al resto de la ciudadanía nativa.

También dijo que su forma de vida itinerante consiste en "acampar en las tierras de otros", al tiempo que opinó que demasiada gente vive de los subsidios sociales en el país.

"No es cierto que haya usado la carta del racismo", declaró hoy Casey, quien aseguró que su repunte se debe a que habla "claro" y defiende "los intereses de la Irlanda corriente, de los que les cuesta pagar las facturas o acceder a una vivienda".

"Creo que la política irlandesa ha recibido un soplo de aire fresco", agregó el empresario, dejando entrever que podría participar en las próximas elecciones legislativas para "desafiar el orden establecido".

Respecto al referéndum, que saldría adelante con mayoría simple, todos los partidos políticos irlandeses, grupos sociales de diversa índole y las iglesias protestante y católica habían pedido el "sí" a la despenalización de la blasfemia.

Los dirigente religiosos sostienen que ese es un concepto "totalmente obsoleto", mientras que para el Ejecutivo de Dublín su derogación representa un "paso importante" en el camino emprendido por Irlanda para mejorar su "reputación internacional", al tiempo que "daría ejemplo" a los países donde la blasfemia conlleva "la pena de muerte".

Nadie representa mejor ese espíritu de tolerancia y modernidad que Higgins, académico, notable poeta y apasionado defensor de causas humanitarias, recordó hoy el primer ministro irlandés, el democristiano Leo Varadkar, hijo de inmigrantes y primer jefe de Gobierno abiertamente gay.

El líder de la oposición, Micheál Martin, del partido centrista Fianna Fáil, también destacó que el electorado quiere a Higgins como presidente porque "conecta con la gente en las ocasiones importantes" y desempeña su cargo con "dignidad".

Por contra, advirtió de que el avance de Peter Casey en las urnas es "muy, muy significativo", señal, dijo, de que "no toda la ciudadanía" está satisfecha con "el funcionamiento del sistema".

De las tres grandes formaciones irlandesas, solo el nacionalista Sinn Féin quiso poner a prueba la gran popularidad de Higgins con la candidatura de su eurodiputada Liadh Ní Riada, quien podría haber logrado en torno al 7 % de los votos, de acuerdo con los resultados provisionales.

"Por supuesto que estoy decepcionada con ese resultado", reconoció la presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, cuyo partido, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), representa a casi el 25 % del electorado de este país.

"No fue un error presentarnos a estos comicios. De hecho, pienso que los otros partidos se equivocan si creen que pueden desentenderse de la elección (del jefe del Estado) y convertirse en meros observadores", afirmó la líder nacionalista.