Deportes

Montañés firmará por dos temporadas

El acuerdo entre el jugador castellonense y el CD Tenerife es total, pero para que quede rubricado ha de producirse su desvinculación del Espanyol El extremo, descartado inicialmente por sus altas pretensiones, se puso a tiro la pasada semana.
J.J.R. (@juanjo_ramos), S/C de Tfe.
15/ago/17 2:15 AM
Edición impresa
Montañés firmará por dos temporadas

Francisco Montañés Clavería (Castellón de la Plana, 8/10/1986) está a un paso de convertirse en el octavo fichaje del CD Tenerife para la temporada 17/18. La predisposición del jugador ha sido total desde la pasada semana y las negociaciones se han desarrollado con cierta celeridad. De hecho, el acuerdo está cerrado para las dos próximas temporadas a falta de un detalle importante: la desvinculación del RCD Espanyol, club en el que no cuentan con los servicios del futbolista.

De hecho, el equipo que dirige Quique Sánchez Flores hizo pública ayer la relación de dorsales de la primera plantilla sin incluir a Montañés, sobre el que se "está tratando su futuro profesional" según el comunicado. La intención es concretar su salida en las próximas horas, por lo que entre hoy y mañana debería ser oficial su incorporación la disciplina blanquiazul.

Otra cosa es su estado de forma, puesto que el extremo castellonense se ha ejercitado aparte del grupo durante un tramo de la pretemporada y no ha participado en los encuentros de preparación.

El curso pasado ya salió, pero en condición de cedido. Militó en el Levante UD y llegó como fichaje de campanillas. Pero la enorme competencia en la plantilla granota redujo su protagonismo a siete encuentros como titular y un total de 22 participaciones. Fueron 849 minutos y un solo gol, el que le dio la victoria a su equipo ante el Sevilla Atlético en la sexta jornada del Campeonato. Eso sí, le lastró una importante lesión muscular en el gemelo de la pierna derecha que le mantuvo más de tres meses de baja.

La pasada temporada estuvo en el punto de mira de la UD Las Palmas y negoció su regreso al Zaragoza durante semanas, pero su elevado coste solo pudo ser asumido por el recién descendido Levante entonces. Entonces Montañés dijo que llegaba "para hacer un buen año" y el director deportivo levantinista, Tito Blanco, se refirió a él como un futbolista "que marca diferencias".

Ahora deberá recuperar para ello su mejor versión, la de un jugador "de banda y que desborda", como se ha definido. Competirá contra sus dos últimas campañas y la alargada sombra de Aarón Ñíguez. Y lo hará siguiendo el camino del ilicitano, que también aterrizó en la Isla casi sin pretemporada y tuvo que alcanzar su estado de forma ideal en el transcurso de la competición.

 Producto de La Masía y debut con el Barça

El 13 de mayo de 2006 es un día inolvidable en la vida deportiva de Paco Montañés. Fueron 20 minutos, los más sonoros de su carrera deportiva, porque los jugó con el primer equipo del FC Barcelona. Le hizo debutar Frank Rijkaard en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla en un partido que acabó perdiendo el equipo azulgrana por tres a dos. No volvió a pisar el conjunto profesional en choque oficial.

Entonces era una de las piezas más destacadas del filial, que habitaba en el grupo III de la Segunda B, y hasta había sido convocado por la selección española sub'21. El descenso a Tercera en la campaña siguiente le obligó a emigrar a Villarreal, donde también jugaría en su filial. Pensó incluso en dejar el fútbol, pero pasó del Ontinyent al Alcorcón en 2010. Fue ahí, en la escuadra alfarera, donde su carrera se relanzó. En esos dos años anotó siete y nueve goles, convirtiéndose en un fijo para Juan Antonio Anquela.

El Zaragoza fue un caramelo imposible de rechazar. Le daba la posibilidad de jugar en Primera, pero fue solo un año. Un catastrófico descenso a Segunda le hizo vivir uno de los peores momentos de su trayectoria profesional. El Espanyol llegó para rescatarle en 2014. Firmó por cuatro campañas, pero solo jugó las dos primeras (32 partidos) y fue descartado el pasado verano. Se marchó cedido al Levante porque los "pericos" no quisieron desprenderse del todo de él. Este verano empezó con altas pretensiones económicas por su parte para bajar un escalón y jugar en Segunda. El Tenerife miró a otro lado y tampoco llegó a un acuerdo con el Sporting y el Alcorcón. Ahora, con cifras más terrenales, desembarca en la Isla.

El Éibar mantiene una postura inflexible

En el Tenerife planean esperar por Nano "hasta el último día", pero son conscientes de que el Éibar debe flexibilizar su postura para que contar con el delantero isleño sea una posibilidad real. El club blanquiazul se ofrece a asumir la totalidad de su ficha y aceptar una opción de compra obligatoria con condiciones a pactar, pero el director deportivo armero, Fran Garagarza, no termina de dar luz verde a la operación.

Preparado para una gran inversión de futuro

Las mejores posibilidades económicas de este verano permiten al Tenerife afrontar una inversión importante en uno de los fichajes que quedan por realizar. La entidad insular solo dará el paso si el candidato es una apuesta interesante. Además, habría margen para afrontar una ficha alta para cerrar a uno de los delanteros nacionales que están en cartera.

No hay movimientos para otras demarcaciones

Ni la defensa ni el centro del campo se moverán, salvo que se produzca una salida inesperada. Los distintos ofrecimientos que llegan a las oficinas del Tenerife no están siendo atendidos. Como dijo Miguel Concepción, llegarán tres o cuatro fichajes. La realidad es que solo serían cuatro si dos de ellos tienen un coste algo más reducido que los otros.