Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno avisa a Torra de que enviará a la Policía si los Mossos no actúan leer

Volvió a lo grande y para quedarse

El XV Salón Internacional del Cómic y la Ilustración de Santa Cruz de Tenerife cerró anoche sus puertas tras recibir a más de nueve mil visitantes. Sus impulsores celebran las muestras de afecto recibidas en las últimas 96 horas.
J.D.
3/dic/18 6:24 AM
Edición impresa

Su voz destila más emoción que cansancio, aunque la pechada ha sido de las que no olvidará en mucho tiempo: "Peor lo pasaron en Cuba", replica Francisco Pomares, presidente de la Fundación Cine + Cómic, cuando le preguntamos por el nivel de fatiga que ha acumulado durante el XV Salón Internacional del Cómic y la Ilustración que anoche se clausuró en los alrededores del Centro de Arte La Recova de esta capital. Más de nueve mil personas se alistaron en alguna de las actividades propiciadas por una cita que volvió revitalizada 12 años después... Como si se tratara de un superhéroe que regresa a la circulación tras un grave varapalo, hoy la ciudad tiene motivos para sentirse segura al calor de una experiencia que es mucho más que una vieja reivindicación del noveno arte impulsada por un puñado de nostálgicos.

Francisco Pomares, presidente de la Fundación Cine+Comic/JESÚS ADÁN

David Lloyd, el legendario autor de "V de Vendeta", fue ovacionado en el instante en el que se entregaron las "Wonder Chicha". El británico se convirtió en uno de los reclamos de una agenda repleta de referentes internacionales, nacionales y canarios. La lista de galardonados se completó con las identidades de Desireé Bressend, reconocida como autora revelación, Manuel Darias, Patricio Ducha y Eduardo González. "Se han triplicado nuestras mejores expectativas", confiesa Pomares con un halo de satisfacción imposible de disimular. "Hemos sentido cosas -más de un centenar de personas formaron parte de un staff que creció manera natural- que evocan escenas que se aproximan muchísimo a los mejores años del Salón del Cómic de Barcelona", utilizó como ejemplo uno de los pilares de una iniciativa que ha contado con un amplio y generoso respaldo de la iniciativa privada. "Era una apuesta económica muy arriesgada, pero sabíamos que era el momento de hacerla; que había que volver con algo potente para desterrar los años de oscuridad que se crearon a partir del instante en el que Ángela Mena decidió matar el salón", criticó respecto al ostracismo a la que fue condenada esta iniciativa cultural desde abril de 2006.

Francisco Pomares valoró positivamente los puntos de anclaje que tiene el universo del cómic con el cine, los videojuegos, la fantasía de los juegos de rol... "A pesar de reconocer que existe una conexión bastante potente con otras disciplinas de entretenimiento que se suelen aliar con el cómic, esta vez hemos tratado de potenciar su tradición", explica en una fase de la conversación en la que descubre el papel determinante que tuvo la Fundación Cine + Cómic en esta vuelta.

El historiador y periodista revela que con o sin apoyos, la idea era recuperar el salón. "Cuando expusimos lo que queríamos hacer a la Sociedad de Desarrollo encontramos un posicionamiento receptivo en el ayuntamiento. Nada que ver con el discurso catastrofista de los últimos años del ciclo anterior", agradeció en relación al respaldo institucional que almacenó esta edición.

"Lo que sí ha quedado demostrado, una vez más, es que aquí existe una enorme afición por el cómic. ¿Qué puede pasar el próximo año? Existe un convenio, que se va a firma en breve, que garantiza la continuidad del salón. De hecho, estamos mirando cosas para 2019", avanza sin dejar de lado una afilada reflexión. "El futuro ya está asegurado; no va a venir otra Ángela Mena a cargarse este proyecto", desvela en las últimas dosis de un análisis que oculta un gran espíritu de participación. "Solo una tienda no ha querido estar presente en este salón", concluye Pomares.

En una línea parecida se expresó José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife, cuando le pedimos un breve balance de lo sucedido entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre. "El salón ha venido para quedarse; ya tenemos algunas ideas de cara a la próxima edición. Otro de los aspectos que podemos destacar es que las librerías especializadas han vendido bastante más de lo que esperaban, con lo que además de facilitar un material de calidad a los aficionados al cómic, se está generando una actividad económica. Eso, y la alta participación en los distintos talleres y conferencias, ha sido algo muy significativo en esta vuelta".