Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
CaixaBank plantea un ERE para 2.157 empleados, más del 7% de la plantilla leer

Doce investigados por el robo de 2.000 kilos de lubinas de una piscifactoría de Gran Canaria

Las Palmas de Gran Canaria, EFE
9/ene/19 10:06 AM
eldia.es

Las Palmas de Gran Canaria, EFE La Guardia Civil ha esclarecido el robo de unos 2.000 kilos de lubinas perpetrado en horas de la madrugada en una piscifactoría del sureste de Gran Canaria, unos hechos por los que ha investigado a 12 personas por delitos de robo con fuerza, receptación y falsedad documental.

La empresa propietaria de las instalaciones denunció el pasado 9 de diciembre que varias personas había roto uno de los candados de la tapa de una de las jaulas marinas, llevándose así unos 2.000 kilogramos de lubina.

En una primera fase, los agentes localizaron parte de las lubinas robadas, gracias a la colaboración de Inspectores de Pesca del Gobierno de Canarias, en varios negocios del Mercado Central de Las Palmas de Gran Canaria y en un restaurante de la localidad de Meloneras, que no pudieron aportar las correspondientes facturas con números de lote del género.

En esta primera fase fueron investigadas seis personas como presuntos autores de un delito de receptación, todos propietarios o encargados de los negocios en cuestión, que se enfrentan a diversas penas entre las que se encuentra la inhabilitación profesional, indica el instituto armado en un comunicado.

Continuando con las pesquisas, la Guardia Civil pudo localizar e identificar a los presuntos autores materiales del robo en la jaula marina: cinco personas vecinos de los municipios grancanarios de San Bartolomé de Tirajana, Telde y Santa Lucía de Tirajana, relacionados todos con la pesca y que fueron investigados entre los días 17 y 31 de diciembre.

Además, otra persona fue investigada como presunta autora de un delito de falsedad documental, ya que presuntamente facilitó con la manipulación de una factura que una pequeña parte -30 kilogramos- de las lubinas robadas aparecieran como adquiridas legalmente y fueran vendidas en un mercado de Las Palmas de Gran Canaria.

El pescado puesto a la venta tiene que tener un lote y una trazabilidad, elementos que garantizan su origen, la calidad y la ausencia de componentes que puedan suponer un riesgo para la salud, recuerda la Guardia Civil.