Sucesos
GRANADA

Cae una red dedicada a la obtención fraudulenta de medicamentos para dopaje

Granada, EFE
17/abr/18 10:11 AM
eldia.es

La Guardia Civil ha detenido a diez personas, cuatro de ellas menores, y ha investigado a 41 más en el marco de una operación que ha permitido la desarticulación de una red que obtenía medicamentos para doparse en el ámbito deportivo con talonarios y sellos sustraídos en centros médicos de Granada.

La operación ha sido llevada a cabo por el equipo de Delitos Contra la Administración de la Guardia Civil de Granada, en colaboración con la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía en Granada, bajo la coordinación y dirección del Juzgado de Instrucción 1 de Granada, ha informado hoy el instituto armado en un comunicado.

Entre las 41 personas investigadas hay farmacéuticos titulares, adjuntos y técnicos de las farmacias en las que se abastecían los integrantes de esta organización criminal, que según las estimaciones de los investigadores utilizaron unas 400 recetas de manera fraudulenta.

En la fase de explotación de la operación se realizaron dos registros en los domicilios del cabecilla de la organización, donde la Guardia Civil intervino 1.336 dosis de diferentes medicamentos como Testex prolongatum, Provirón, Winstrol, Femara, Decadurabolin, Arimidex, Gonal y Trakimazin.

La investigación se inició en junio de 2016 al detectarse en la provincia de Granada la compra fraudulenta de medicamentos utilizados como sustancias anabolizantes en el dopaje deportivo, en concreto entre practicantes de fitness y culturismo.

Esta organización criminal ha conseguido medicamentos de manera ilegal entre los años 2015 y 2017 en farmacias de las provincias de Granada, Jaén, Málaga y Almería, según la Guardia Civil.

Para conseguirlos utilizaron talonarios de recetas que fueron sustraídos en un centro médico de la provincia de Granada y un sello falso.

Los investigadores han descubierto que el cabecilla de la organización pagaba 400 euros por cada talonario robado.

Los miembros de esta red criminal eran delincuentes habituales que acudían a las farmacias con las recetas falsificadas, tras lo cual entregaban los medicamentos obtenidos al líder de la organización, que utilizaba al resto de los integrantes para distribuirlos en gimnasios de Granada.

Según la Guardia Civil, en algunas de estas farmacias han dispensado medicamentos que estaban sujetos a un control más riguroso que la simple receta, control que no llevaron a cabo.

Se trata por ejemplo de medicamentos específicos para mujeres menopáusicas recetados a un hombre, según la Guardia Civil, que informa también de una supuesta falta de control en otros elementos esenciales de estas recetas.

Los detenidos han utilizado unas 400 recetas de manera fraudulenta, según las estimaciones de los investigadores.

El precio en farmacia de los productos prescritos es de unos 5.800 euros, cifra que en el mercado negro sería muy superior.

GRANADA