Santa Cruz de Tenerife

El cliente canario de "Smoking club"

Edu Díaz abandonó sus rutinas en el sector del márquetin y la publicidad para obtener un papel en la ópera prima de Alberto Utrera.
J. Dávila
19/jun/17 6:04 AM
Edición impresa

Y eray Oramas. Ese es el nombre del tinerfeño Edu Díaz en "Smoking Club (129 normas)", la ópera prima de Alberto Utrera que el pasado viernes aterrizó en exclusiva en la cartelera de los Multicines Tenerife de La Laguna. "Es una película gamberra y humeante en la que unas personas juegan al límite de su libertad", explica uno de los clientes del club de fumadores de cannabis que funda Óscar después de dar un giro de 180 grados a su vida: en la misma jugada decide abandonar la estabilidad laboral que le da el hecho de ser un funcionario y el equilibrio sentimental que le proporcionaba su novia.

Algo parecido hizo Edu Díaz en el instante en el que cambió las reglas que rigen el márquetin y la publicidad por la incertidumbre que madura cerca del séptimo arte. "Yo tenía un día muy ordenado: oficina, gimnasio y tiempo para los amigos, pero me metí en una rutina en la que no hay nada de eso por formar parte de Smoking Club", cuenta un joven que creció a caballo entre Santa Cruz de Tenerife y Tacoronte y que en los últimos años residió en Madrid. "Mi nombre en la película no puede ser más canario", recalca antes de matizar que "casi podría pasar por un sobrino de Ana Oramas". En esa realidad paralela en la que ha decido alistarse el nieto de la creadora María Belén Morales (1928-2016) Óscar comienza a perder el control de su club de fumadores por culpa de sus clientes y, sobre todo, a partir de la desaparición de tres kilos de hierba que nunca debieron estar en un local en el que estalla la locura.

Yeray es un tipo, al igual que Edu, que lleva un tiempo instalado en la Península, con escasas habilidades sociales, seguidor de todas las tramas de "Star Wars" y con una cabeza en la que caben miles de conspiraciones. "Está enamorado de la chica a la que da vida Silvia Vacas y es capaz de hacer cualquier cosa con tal de llamar su atención. ¡Un peligro!", advierte un actor que se estrena en la gran pantalla. "Algunas de las personas que formamos parte de Smoking Club coincidimos en un curso de dramaturgia y al final surgió la posibilidad de formar parte de este proyecto", rescata sobre su ingreso en una producción en clave de comedia que dura 80 minutos.

"No hay marcha atrás, mi deseo es vivir en un set de rodaje". A partir de esa idea, Edu Díaz recupera una atracción por el mundo de la interpretación que empezó a cuajar durante su estancia en las aulas del colegio Montessori. "Siempre me gustó el escenario y, en concreto, el teatro es un veneno que me inoculó José Ramón Arteaga... No hay marcha atrás, mi deseo es vivir en un set de rodaje", afirma, sin querer avanzar el contenido de algunas propuestas que aún están en un estadio de preproducción que pueden convertirse en su próximo destino profesional. "Existen algunas vías abiertas en el teatro, pero prefiero ser cauto... Lo que sí me gustaría es poder rodar en Canarias. Más ahora que parece que el cine tiene bastante protagonismo en las Islas".

El club es un espacio de libertad. Con esa premisa nació una ficción que se estrenó con buenas críticas en el Festival de Málaga 2017. "Ha sido una experiencia increíble. El simple hecho de poder estar en el elenco ya era un gran éxito, pero vivir un rodaje desde dentro te genera unas sensaciones gratificantes. Nunca quise ver cómo iba evolucionando mi papel para ver el resultado final, aunque debo reconocer que a medida que fueron avanzando las jornadas de trabajo la confianza iba en aumento", exalta en un instante de la entrevista en el que acaba de aceptar que desde fuera "las cosas se ven de otra manera... Uno intuye lo que puede llegar a pasar, pero cuando estás dentro todo es distinto: un rodaje es un mundo en el que se van encadenando un montón de vivencias".

Admirador del humor que fabrican los canarios Aarón Gómez y Kike Pérez, Yeray, perdón, Edu, no duda a la hora de confesar: "Aunque al principio me cueste un poco reconocerlo, soy un actor de perfil cómico... Eso no significa que no me agraden los papeles dramáticos", puntualiza un profesional de la escena que tiene claro que viene para quedarse. "Procuro no crearme unas expectativas demasiado grandes para disfrutar esto y lo que vendrá a continuación. De momento, Smoking Club me ha dado muchas alegrías. Una de ellas, traer la película a casa", concluye.

Edu Díaz

Actor

Vea aquí el tráiler oficial la película "Smoking Club" que se está proyectando en Multicines Tenerife.