Santa Cruz de Tenerife

Fallece a los 89 años el ensayista y Premio Canarias de Literatura Sebastián de la Nuez

El catedrático de Literatura Española de la Universidad de La Laguna Sebastián de la Nuez Caballero, Hijo Adoptivo de Tenerife y uno de los principales y más prestigiosos expertos en Benito Pérez Galdós, murió el pasado sábado en su del Camino Largo y su sepelio se celebró ayer en la iglesia de la Concepción.
EL DÍA, S/C de Tenerife
2/abr/07 1:42 AM
Edición impresa

Canarias perdió el pasado sábado a uno de sus hijos más insignes, el prestigioso ensayista y Premio Canarias de Literatura en 1995 Sebastián de la Nuez Caballero, fallecido en su casa del Camino Largo de La Laguna -ciudad en la que vivía desde 1952- donde ayer fueron trasladados sus restos mortales hasta la iglesia de la Concepción de Aguere, en la que se celebró su sepelio.

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1917, De la Nuez estaba casado con Luisa Ayala Benítez y era licenciado en Farmacia, pero se hizo conocido por su labor de investigación y docencia en el campo de la literatura, especialmente en la vida y obra del escritor canario Benito Pérez Galdós, del que era especialista.

Doctorado en Filosofía y Letras en la especialidad de Filología Románica con Premio Extraordinario, fue primero catedrático de Lengua y Literatura de Enseñanzas Medias en las localidades de Lorca (Murcia), Santa Cruz de La Palma y Santa Cruz de Tenerife. Accedió a la cátedra universitaria de Literatura Española de la Universidad de La Laguna en 1973.

Posteriormente, en 1977 impartió la docencia de la misma especialidad en la Universidad de Sevilla para regresar a La Laguna entre los años 1978 y 1985. También fue profesor visitante de universidades en Puerto Rico y en el estado norteamericano de California.

En su haber figura una producción de más de 300 títulos de investigación, con una especial atención en la obra de Galdós.

Estudió y editó a todos los escritores canarios de las vanguardias históricas (Pedro García Cabrera, Agustín Espinosa, Domingo López Torres...). Entre sus ensayos más característicos destacan "Algunos prosistas de fin de siglo en Canarias" (1961), "Tomás Morales: su vida, su tiempo y su obra" (1956) o "Biblioteca y archivo de la Casa Museo Pérez Galdós" (1990).

Investigador muy vinculado a EL DÍA , fue coordinador del suplemento "Archipiélago Atlántico" desde 1984, además de pertenecer al jurado del premio Leoncio Rodríguez de Periodismo y de haber sido presidente del jurado del Premio Félix Francisco Casanova.

Su trabajo como investigador fue ampliamente reconocido. Fue galardonado con el Premio Canarias, concedido por su labor continuada y tenaz por el conocimiento de la literatura canaria, recibió el Viera y Clavijo de Humanidades en 1960 y el Leoncio Rodríguez en 1985 por un artículo sobre el escritor Miguel de Unamuno.

Era también Hijo Adoptivo de Tenerife y de La Laguna.

Miembro de la Academia Canaria de la Lengua, pertenecía al Instituto de Estudios Canarios, socio del Museo Canario y estaba estrechamente vinculado a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, de la que fue presidente en el período clave comprendido entre 1995 y 2000.

Precisamente, el actual presidente de la Económica, Andrés de Souza, glosó ayer la talla intelectual y personal de Sebastián de la Nuez, subrayando el "tinte intelectual" que imprimió a la sociedad durante su mandato, durante el que editó las obras de Clavijo y Fajardo. También en ese período se aprobó el anteproyecto de las obras en la sede de la Económica.

Por su parte, el profesor titular de Literatura Española de la Universidad de La Laguna Rafael Fernández Hernández dijo de De la Nuez que "ha sido uno de los historiadores de la literatura española más sobresalientes desde que iniciara su actividad y hasta su muerte", resaltando que "hoy conocemos a muchos autores canarios gracias al rescate que llevó a cabo dirigiendo durante muchos años tesis doctorales de investigadores de todas las islas".

"Sebastián de la Nuez -añadió- estudió y editó a todos los escritores canarios de las vanguardias históricas, siempre con el mismo propósito de llevar a cabo una lectura crítica de nuestra literatura, así como el de analizarlos a la luz de las tendencias literarias y estéticas peninsulares y extranjeras".