Santa Cruz de Tenerife

Los vecinos críticos recogen 3.000 firmas contra la ubicación de la depuradora

Se sienten abandonados por el consistorio y plantean que la EDAR y la zona industrial se aleje de las viviendas. Anuncian una campaña de presión para obligar a las administraciones a rectificar el lugar.
EL DÍA, La Victoria
21/nov/06 18:24 PM
Edición impresa

Un grupo de vecinos de la Carretera Vieja de La Victoria rechazan la ubicación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de la comarca, que recogerá y tratará las aguas residuales urbanas de La Matanza, La Victoria y Santa Úrsula. Los críticos con el lugar elegido han iniciado una campaña de protesta con la que pretenden que las autoridades cambien la opción, logrando hasta ahora 3.000 firmas de apoyo.

El pasado 16 de noviembre concluyó el periodo de exposición pública del avance del Plan General de Ordenación (PGO) de La Victoria, en el que se sitúa la EDAR Acentejo en la ladera de Barranco Hondo, justo en el límite con Santa Úrsula. También se prevé en este entorno la creación de viviendas y un polígono industrial con la finalidad de sacar del centro urbano los pequeños talleres y carpinterías molestas para la ciudadanía.

Según recalcan en una nota, los vecinos muestran su "rotunda oposición a la ubicación prevista. Somos conscientes de la necesidad de esta infraestructura, básica para la protección del acuífero y la reducción de la contaminación, pero creemos que no es correcto su emplazamiento por cuanto se sitúa a menos de 30 metros de las viviendas. Además, en el radio de medio kilómetro a su alrededor se encuentran cientos de casas históricas y de nueva creación. En Canarias, todas las depuradoras generan problemas, y un caso claro es la de Punta Brava, en el Puerto de la Cruz". Los residentes que se oponen explican que en las alegaciones presentadas "ya se ha propuesto un emplazamiento alternativo, alejado de viviendas y en zonas bajas para reducir costes derivados de las impulsiones".

En una reunión convocada por los vecinos con el alcalde, Manuel Correa, el máximo mandatario local "se justificó diciendo que es el Cabildo el que obliga ese emplazamiento para que le aprueben el PGO, y se comprometió a poner toda la carne en el asador para solucionar el problema". Sin embargo, y según lamentan los residentes, "no ha hecho nada, en un acto de cobardía política, pues, al saber este condicionante, que se lleva en estudio más de tres años, tenía que haberse dirigido a los vecinos y exponer lo que se estaba proponiendo desde ese tiempo. En el Cabildo, que tampoco se escapa de la quema, en un reunión mantenida con el consejero, se alude a que en las reuniones previas desde 2002 para estudiar el emplazamiento de la EDAR, los representantes de La Victoria nunca mostraron su oposición a este enclave, y es aquí donde radica el gran error del alcalde: no consultó a los vecinos y no se opuso, por lo que fue aprobado por unanimidad en el Cabildo". Los vecinos se preguntan también "para qué está la oposición, que no ha sido capaz de informarnos. Ahora sí parece que algunos están poniendo su maquinaria en marcha, cosa que es de agradecer, pero hay que pedirles que se despabilen, pues ésta es una de las grandes infraestructuras de la comarca".

Para muchos de los vecinos, "la depuradora es un acto de venganza del alcalde porque paramos la cementera hace ocho años, una de sus viejas aspiraciones". Ese cementera se ubicaría en un polígono industrial en Santa Eulalia, en la misma zona. "Por aquel entonces -explican-, los vecinos se movilizaron y consiguieron parar el proyecto. Ahora vuelve el polígono al PGO municipal y nos preguntamos que, si se quiere sacar los talleres de la zona de viviendas, ¿por qué se pone cerca de las nuestras y junto a las que se van a construir en este enclave?".

En las alegaciones, los residentes proponen otro emplazamiento para la zona industrial. Un sitio, a su juicio, "mejor ubicado, ya que minimiza la afección a los vecinos y reduce la creación de nuevas infraestructuras, en la parte que da hacia el mar de la TF-5, aprovechando la vía de servicio".

Apoyos en Santa Úrsula

La movilización vecinal ha conseguido unas 3.000 firmas de apoyo y 500 alegaciones en unas tres semanas. "Aunque el periodo de exposición pública es de 45 días, la realidad es que no se publicita porque no interesa", se quejan. Según señalan, vecinos de Santa Úrsula "también han mostrado su preocupación, ya que son tan afectados como los del otro lado del barranco. Además, los vientos alisios son caprichoso y suben por el barranco llevando el maravilloso olor a zonas no tan próximas".

Hasta ahora, y por iniciativa de ellos, los críticos se han reunido con el alcalde, con el consejero y con técnicos de Obras Públicas del Gobierno de Canarias. Tienen previsto dirigirse también al Diputado del Común, a las comunidades de propietarios y a la OMIC, aparte de que le han pedido al alcalde de La Victoria una nueva reunión para finales de semana para que les exponga la situación.

Están preparando pancartas y carteles, medidas simbólicas con las que quieren reflejar su deseo de continuar "con aire limpio en la zona". Asimismo, amenazan con cortes de calles y una manifestación desde el lugar hasta el ayuntamiento "si no hay un compromiso expreso y por escrito del cambio, que incluya la aprobación del enclave alternativo consensuado con los vecinos".

La lucha, que une a los viejos con los nuevos vecinos de la zona, ha originado ya una asociación, un hecho sin precedentes y con el que quieren mejor calidad de vida ante el "abandono" que sienten desde el ayuntamiento.