Santa Cruz de Tenerife
CIRILO SUÁREZ PINTOR

Maestro del realismo meticuloso y de la iconografía folclórica de las Islas

El artista atravesó una etapa de estética oriental fruto de sus viajes
5/ago/04 20:50 PM
Edición impresa

Nacido en 1903 y muerto a los 86 años en 1990, Cirilo Suárez heredó de su padre Francisco Suárez León su predisposición hacia la pintura. Suárez León es uno de los más interesantes posimpresionistas realistas de principios del siglo XX, cuyos paisajes de San Cristóbal y cuyo arte del retrato jamás hizo concesiones al pintoresquismo y la iconografía preciosista que tanto ha lastrado la tradición pictórica del realismo en las Islas. En su hijo se observa, sin embargo, la inclinación hacia un realismo rigurosamente observado que Cirilo Suárez convertirá en estampa histórica de una Las Palmas perdida.

En 1920 ingresa en la recién creada Escuela Luján Pérez donde tiene como profesor a Juan Carló, que le tomará sincero afecto. Unos años más tarde realiza su primera individual en el Círculo Mercantil de Las Palmas, y ocho años después, habiendo completado su formación en Gran Canaria, recibe una beca para estudiar Bellas Artes en Madrid, donde residirá hasta 1934. En el Salón de Otoño de 1933 fue galardonado con la primera medalla por su obra "Alfareras de la Atalaya", y el galardón le permite ser socio honorario de la Asociación de Pintores y Escultores de Madrid. En 1934, el Cabildo de Gran Canaria le había prometido otra beca, esta vez para ampliar conocimientos en París y Florencia, que nunca se materializó, y que sin duda selló el destino local del joven pintor que ya no volvería a exponer fuera de las Islas.

En 1940 viaja a Sidi Ifni. El periplo generará una estética orientalista donde el retrato femenino, a veces erótico, se combina con valiosos apuntes de tipos populares, ampliando la presencia de lo africano en el arte canario. En su producción se pueden encontrar distintos modos: un realismo meticuloso y estudiado de la ciudad de Las Palmas (el muelle, los riscos) y una iconografía folclórico-sentimental de los tipos femeninos canarios. Lo más interesante de la obra del artista radica en los años 30, cuando hace una especie de posindigenismo, buscando los prototipos rurales que asimismo fascinaron a José Aguiar y a Juan Davó.

Durante 47 años, Cirilo Suárez impartió clases en la Escuela Luján Pérez.